Técnicas para mejorar la atención y la concentración (2)

La concentración no es una característica que venga dada por defecto en el ser humano, sino una característica que necesita de entrenamiento y mejora a lo largo del tiempo para conseguir unos niveles aceptables. Ya sabes! La elección de dominar tu mente es única y exclusivamente tuya.

A continuación os hemos preparado algunos sencillos ejercicios de concentración. Mediante la práctica de ejercicios mentales pondremos a nuestra mente donde queremos, bajo nuestra batuta.

Ejercicios:

  1. Necesitamos un reloj con segunderos, esta técnica consiste en concentrarse en la aguja de los segundos durante dos minutos. Síguela de forma visual alrededor de toda la esfera del reloj. Concéntrate sólo en esa aguja de los segundos, desecha cualquier otro estímulo y libera tu “mente” de cualquier otro pensamiento. Muchas veces te sorprenderás con tu mente dispersa, pensando en otras cosas o atendiendo a otros detalles. En este momento, detente, relájate, libera de nuevo tu mente y vuelve a empezar hasta que completes de nuevo los 2 minutos.
  2. Tomamos cualquier libro que tengamos por casa, abrimos una hoja aleatoria y comenzamos a contar las palabras del libro, comenzamos por el primer párrafo, una vez terminado lo volvemos a contar para asegurarnos de que no nos hemos equivocado. Cuando este ejercicio resulte fácil conseguiremos contar páginas enteras.
  3. Contaremos hacia atrás en la mente, desde 100 hasta 1. Así de simple. Una variante de este ejercicio que podría convertirse en otro distintos sería contar desde 100 a 1 pero haciéndolo de tres en tres. Por ejemplo “100, 97, 94, etc.”
  4. Elegir una palabra y repetirla ininterrumpidamente durante 5 minutos, cuando este ejercicio resulte sencillo, aumentamos el tiempo a 10 minutos.
  5. Cogemos un objeto cualquiera, por ejemplo un cuchara, y nos concentramos en mirarlo, no pensamos en palabras ni en nada más que no sea el objeto, la forma, y todas sus partes y lados.
  6. Cogeremos una hoja de papel y un lápiz. Dibujaremos un pequeño triángulo, cuadrado o círculo de un tamaño similar al de un puño. Lo pintaremos del color que queramos. Colocaremos el dibujo frente a nosotros y concentraremos toda nuestra atención en la forma que hemos dibujado. Solo existe ese dibujo para nosotros, ningún otro pensamiento se interpone entre el papel y nuestros ojos. Tras unos 5 minutos focalizados en el dibujo, cerramos los ojos y seguiremos pensando en él durante otros 5 minutos.
  7. Finalmente el más difícil, una vez superado los ejercicios anteriores completamente, intentaremos dejar la mente en blanco durante 5 minutos. Si hemos superado las anteriores pruebas tenemos el nivel de concentración necesario para realizar esta prueba satisfactoriamente.

 

Si has superado todas estas pruebas tendrás un nivel de concentración suficientemente aceptable, es necesario seguir realización ejercicios de este tipo para mantenerlo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *